Felices fiestas.

Anuncios

La primera línea de subtes de la Argentina fue ignaugurada al público el   de Diciembre de  1913,  sus 9.7 km de longitud unen Plaza de Mayo y Primera Junta (Caballito). Es además. la primera línea de primera líena de toda América Latina, el hemisferio sur e Hispanoamérica

Es famosa porque sigue manteniendo sus coches antiguos de la década de 1910, iluminados con lamparitas,  la apertura de las puertas del vagón es Manual, sus asientos de madera  y la estación Perú sigue manteniendo afiches antiguos de la época.  

La estación de subte más hermosa de Buenos Aires fue nombrada en honor a la República del Perú. Sufrió una resturación general en la década del 80 y hoy día tiene la particularidad de lucir tal como era a principios del siglo XX, en sus paredes  podemos contemplar afiches con publicidades de principio de 1900, rejas, columnas de hierro y una antigua balanza y  la boca de entrada  está conservada en su aspecto original. 

Varias veces si intentó cambiar los viejos vagones por unos más modernos, económicos y más confortables pero la resistencia popular impidió este sacrilegio. Hoy la persona que entra en la estación Perú retrocede 100 años en el tiempo… si sabe mirar y entender su enterno. 

Es recomendable visitarla los fines de semana para poder contemplarla, ya que se encuentra en Av. de Mayo y Perú (la continuación de Florida) y es una de las más transitadas de toda la red de Buenos Aires en días lobolables. 

La primera vez que viaje en este subte, al desconocer la apertura manual de sus puertas me pasé tres estaciones, era un domingo muy temprano por la mañana, al llegar a Plaza Miserere me paré frente a la puerta esperando para bajar, no se abrió… “no funciona” pensé, y me cambié a la puerta Central… a la siguiente estación lo mismo… y así llegue a la última puerta donde un buen hombre, con cara de “que boludo que sos” me dijo amablemente: “tenés que abrir vos las puertas con la mano”… 

Caminé las 15 cuadras que me había pasado entre la risa y la verguenza…  pecados de juventud que le le dicen.

La impuntualidad porteña es algo que podemos decir, nació con nuestra patria, o un poquito después… pero no mucho. 

Existen constancias de ella en los acuerdos del Cabildo de Buenos Aires, ciudad que por su gran pobreza carecía de relox bien concertado que las leyes de indias disponían tuviese la audiencia, tribunal que ya funcionaba desde 1663.

En la reunión de 1725 se planteó el problema que ocasionaban los frecuentes retrasos para quienes concurrían en hora, para corregirlo, se acordó solicitar una campana del mejor sonido y tamaña posible que se pudiera para que a son de ellas se agan las juntas deste acuerdo . El alcalde de este primer voto quedó encargado de adquirirla…

Ya iniciado el siglo XVIII no era común entre los particulares el uso de relojes, en las casas comenzaron a generalizarse los relojes de pared y de mesa y se conocieron los de  faltriquera, es decir, los de bolsillo, Pero todo esto pasó recién a mediados de siglo y solo eran afortunados las personas pudientes.

El primer edificio de Buenos Aires en tener un reloj en su frente fue El cabildo,  y se incorporó a la torre que se construyó en 1765 para su colocación. Desde hacía muchos años existía el deseo de los miembros del ayuntamiento de contar con uno como el de la ciudad de Cadiz. En 1761 se encargó su adquisición al Comerciante D. Juán Antonio de Cevallos que vivía en esa ciudad, y se le envió una partida de 100 cueros vacunos, el 50 % de lo pactado, para que de su venta obtuviera el dinero necesario para efectuar el pago.

Un apoderado del comerciante, D. Juán Sanchez de la Vega, concretó la operación y remitió el reloj a Buenos Aires en 1763, viajó en la fragata Nuestra Señora del Carmen,  su costo total fue de $ 2.275 y en el estaba incluido el flete  pero… a los cabildantes el costo del envío les pareció excesivo y cuestionaron su pago, que recién se completó en 1781, en los años transcurridos, el reloj ya había sido reparado varias veces por que su calidad no era buena. 

Cuando el reloj arribó a Buenos Aires provocó un gran movimiento en la ciudad, la apertura de los dos cajones donde venían embaladas las piezas fue una ceremonia popular. La apertura se realizó ante el cabildo presidido por el Alcalde de primer voto  y los relojeros Cachemaille y Mayer (jesuita). 

La apertura de las cajas deparó varias sorpresas a los presentes, ya que escondida en ellas venían escondidas telas y géneros destinados a un comercio porteño propiedad de D. Toribio Vieña,  el contrabando  provocó un escándalo, y como si esto fuera poco, el tan ansiado reloj no podía ser colocado por que asó como sobraba mercadería en las cajas, faltaban piezas, las pesas del péndulo, error que se corrigió recién en mayo de 1765. Confeccionándolas localmente. 

La torre donde fue colocado fue costeada por los vecinos, pero ante la falta de fondos suficientes, se organizó una corrida de toros y se implementó un nuevo impuesto.

El reloj duró solo hasta 1848, ya que las repetidas reparaciones obligaron a remplazarlo por uno nuevo, acto que tuvo lugar el 25 de diciembre, y a la medianoche de ese día, la ciudad escuchó por primera vez el repique de las nuevas campanas. Fue una fiesta popular en todo sentido, desde los balcones del Cabildo se lanzaron cohetes, y en la plaza colmada la banda militar tocó marchas. El viejo reloj reemplazado, fue trasladado a la torre de la Iglesia de San Ignacio, donde aún puede observárselo.   

   

 El nuevo reloj tampoco solucionó la mala costumbre porteña de llegar tarde, y Juan Manuel de Rosas, queriendo solucionar de una vez este inconveniente, emitió un decreto el 17 de enero de 1849 declarando al reloj del Cabildo  regulador legal del tiempo  fue así, que mandó a ajustar conforme al reloj del Cabildo todos los relojes privados y públicos.  Admitió como más propicio el momento de la mayor altura del sol, es decir, cuando se verifica el medio día verdadero,  Pero como no todos los vecinos estaban a la distancia necesaria para oír las campanadas, optó por hacerlo al ponerse el sol, en el momento preciso que su disco desaparece de la vista en el horizonte

Esta curiosa, no tan desconocida, y tragicómica historia comienza en el año 1881… el Día que David Alleno, comenzó a trabajar como cuidador en el cementerio de la Recoleta.  

Este inmigrante italiano tenia el sueño de ser enterrado en el cementerio de la Recoleta, ahorró hasta poder comprarse una parcela en su interior gracias a la ayuda “extra” de un premio de loteria, que su hermano, un empleado administrativo del cementerio. había comprado.

En la Bóveda figuran los datos del constructor, Juan Alleno, uno de sus hermanos. Cuando estuvo concluída el sereno mandó a hacer su escultura, se la encargó a un artista de apellido Canessa en su Génova Natal a donde viajó exclusicamente con este propósito.

Escultura del sereno impaciente.

Escultura del sereno impaciente.

En la estátua figura con todos sus elementos de trabajo  (regadera, escoba, plumero y demás) y se ve en ella a un hombre simple, tierno, con todos sus elementos de trabajo, hizo un gran esfuerzo para que su escultura sea digna de acompañar a todas las obras que la acompañaban. y que él admiraba. 

El trabajo estuvo terminado en 1910, y a los pies de la escultura se puede leer: “‘David Alleno, cuidador en este cementerio 1881-1910”, Nunca respondió las preguntas de las personas a las que le llamaba la atención que la leyenda tuviera dos fechas… el solo respondía con silencio. 

Cuando la Bóveda estuvo totalmente terminada, David Alleno avisó a la administración del cementerio que no iba a concurrir más a trabajar, Feliz  por haber cumplido su sueño y dominado por las ancias de poder usar su tumba  volvió a su casa y…

Se pegó un tiro. 

En el barrio no pudieron decir que este hombre “no tenía donde caerse muerto” …

En la Buenos Aires en la década del 30 las cosas no eran muy distintas a lo que nos pasa ahora, menos violentas si, pero no distintas.  Y muchos de los delincuentes eran, sinceramente, y aunque duela decirlo, unos maestros en lo suyo…

Es el caso de Antonio Caprioli, conocido como “el vivo” o “el fantasma”  que logró tener en jaque a la policia de todo el país durante casi siete años. 

Nació en Chacabuco, provincia de Buenos Aires, el 24 de septiembre de 1910, hijo de trabajadores que, como muchos otros, solo esperaban que su hijo estudiara y fuera un hombre de bien. Curso la escuela primaria pero apenas había cumplido los 15 años abandonó el secundario. Comenzó a formar su fama y su prestigio primero en “patotas” de su ciudad, que se caracterizaban por la violencia en sus delitos. 

Caprioli decidió cambiar a Buenos Aires ya que Chacabuco comenzaba a quedarle chico a él y a su amigo inseparable, un Colt 45 empavonado en negro que lucoa con orgullo. Al principio asaltó a algunos cobradores industriales para ir subsisitiendo,  y pagar su estadía en un viejo “aguantadero” de la Avenida Avellaneda. 

De a poco su fama crece en el hambiente delictivo local, y comienza a recibir encargos y servicios de varias pandillas, hasta arribar a la comandada por Rogelio Gordillo, “el pibe cabeza”   a quien acompañó lealmente hasta el día de su muerte, fue donde dejó ver su cara más recia y violenta. 

Una noche de 1937 Gordillo y Caprioli viajaban en un colectivo de la línea 49 por el barrio de Mataderos, venían de la casa de dos hermonas hermanas donde habían pasado la noche.  Pronto se dieron cuenta que el colectivo era seguido por un Ford “a bigotes” y a los que identificaron enseguida como “la cana”  y al llegar a la esquina de Juan Bautista Alberdi y Guardia Nacional, para sorpresa de sus seguidores, descendieron del colectivo armas en mano comenzando, sin miedo alguno, la lucha ellos sin esperar un segundo.

Gordillo muere en la pelea y Caprioli, herido en un brazo y en la  pierna izquierda, se sube a un colectivo de la línea 45,  amablemente le pone el arma en la nuca al chofer y lo obliga a cambiar el recorrido. Capriolli apunta a un pasajero y lo obliga a desnudarse, se cambia la vestimenta y al llegar a la Facultad de Agronomía se baja y ordena al chofer “volar” del lugar bajo amenaza de muerte.

Camina varias cuadras como puede ayudándose con los paredones de la facultad, busca ayuda en una farmacia pero se la niegan, vuelve a la calle y allí recuerda a un “amigo”, Francisco Barros que era el regente de un aguantadero cercano, llega al lugar donde curan sus heridas y donde dos horas más tarde, recibe a los integrantes de la pandilla de  “El pibe Cabeza”, les comunica la muerte e su jefe y se hace cargo él ahora de la jefatura de la banda.

Como primera medida multiplica los robos, por que necesitaban mucho dinero para poder emigrar a lugares más seguros, el cerco que la policía estaba tejiendo cada día era más preocupante. En mayo de ese 1937 la pantilla comete seis robos, dos de ellos con victimas mortales.

La policia logra ubicar tras un fuerte operativo a varios de los integrantes de la banda en Palermo , en la esquina de Cabildo y Juramento,   (no, no me equivoqué, así figura en los documentos). Y tras un tiroteo “infernal” y Caprioli una vez más logra “evaporarse” del lugar, y de varios lugares más, por que lo buscan durante días realizando allanamientos y no aparece por ningún lado. 

En estos dias Caprioli “licencia” a varios  de los integrantes de su banda y con dos hombres de comfianza viaja en su Ford ultimo modelo a San Nicolás, va en busca del aguantadero de un viejo amigo suyo, Salvador Seminario.  Estuvo ahí un par de días, pero la poca seguridad que le ofrecia el lugar lo pone de nuevo en la ruta, esta vez sin rumbo fijo, siempre acompañado de sus dos guaraespaldas. 

A punta de pistola se alojan en Junín en una finca privada que pertencecía a una familia trabajadora y de mucho prestigio en la zona de apellido Grau, los propietarios de la finca son obligados a construir en el fondo de la vivienda una escondite con lonas y chapas para esconder el auto. 

La familia Grau vivió un verdadero infierno hasta la mañana del 5 de julio de 1937, cuando cerca del mediodía la casa fue rodeada por la policía. La policia les da la orden de rendirse, y tras un largo silencio, desde la habitación que ocupaban los delincuentes comenzaron los disparos. 

El primer en Caer es uno de sus guardaespaldas conocido como ” El nene Martinez”, con dos tiros en la frente, Caprioli toma un colchón de lana y trata de protegerse hasta llegar a su Ford, (vamos, que de inteligente nada, era un boludo bárbaro! ) cuando cayó el colchón tenía más de 20 perforaciones, el otro guardaespaldas, Castrogiovanni, prefiere suicidarse, tomando una gran cantidad de veneno, antes de caer a manos de la policía.  Pero no le resultó. Lo mataron antes que pudiera terminar de tragar el líquido. 

Y como siempre, nada nuevo en esta querida tierra Argentina, La diferencia está en que antes no lo pasaban por Crónica Tv en directo…

Vamos a ver, esto no lo escribí yo, pero alcontrario de lo que pasa con todo lo que pongo en este blog, merece ser leído, si señores, una joyita… dice más o menos así: 

Los túneles del centro de Córdoba han sido, indudablemente, materia de muchos artículos y de muchas conversaciones, enhebradas en las antiguas leyendas que nacen por obra de ese fabulista que fue Sarmiento. En parte por sus afirmaciones en el “Facundo” de la existencia de un subterráneo que comenzaba en el presbiterio de la Iglesia de la Compañía de Jesús, y en parte por imitación de Buenos Aires, se ha señalado reiteradamente la presencia de una red de túneles bajo el centro de la ciudad. Pero mientras que los túneles de Buenos Aires -que parten de la “Manzana de Las Luces- han sido debidamente explorados,
cartografiados y parcialmente habilitados al público, los de esta ciudad siguen un misterio y un tema de discusión. Se los menta, pero nadie los ha visto. Destacados historiadores que se han ocupado del tema, como el padre Juan Grenón y el profesor Efraín U. Bischoff, sostienen que lo único que existen son viejos
acueductos (como el de Barrio General Paz), sótanos y vizcacheras extensas, que de vez en cuando se derrumban y dan nueva vida a la leyenda de los túneles céntricos de Córdoba y alrededores.

Si quieren saber más, es tan simple como seguir este enlace a  Yo no quería tener un blog y pueden aprender y comentar el artículo de Dayana. 

Da gusto leer blogs que generan noticias…

“Señoras y señores: la sociedad Radio Argentina les presenta hoy el festival sacro de Ricardo Wagner, Parsifal, con la actuación del Tenor Maestri, el barítono Aldo Rossi Morelli y la soprano argentina Sara César, todos con la orquesta del teatro Constanzi de Roma, dirigida por el maestro Felix von Wagner”… de esta forma, con vos de locutor, Susini anunciaba la primera transmisión de radio. Y su entrada en la historia.

Apenas pasadas las 9 de la noche del 27 de agosto de 1920 en la azotea del teatro Coliseo de Buenos Aires, con un equipo precario y con un micrófono para sordos que les permitía tomar el sonido ambiente, ubicado desde el paraíso del Teatro.  El transmisor, de 5 kw como habíamos dicho, instalado en la azotea, funcionó como se esperaba a pesar de su humildad. La antena se colocó en la cúpula de una casa que se encontraba en Cerrito y Charcas… 

Los locos de la Azotea… 

Vamos a situarnos en el Buenos Aires de 1917,  una ciudad noctámbula que conocía el primer tango cantado de la historia en la voz de Carlos Gardel, Mi noche triste, esa canción instrumental escrita por Samuel castriota a la que Pascual Contursi le puso letra… Percanta que me amuraste, en lo mejor de mi vida… 

En esa Buenos Aires  donde Mujica Lainez era un niño de 7 años que iba creando en su imaginación al hombrecito de azulejo,  esa ciudad que Borges  había abandonado por la ceguera de su padre, esa ciudad que veía como daba sus primeros pasos como actor Enrique Santos Discépolo, el padre de Mordisquito y de Cambalache, un hombre de una crítica admirable…

En esa ciudad, vivían unos jovenes que tenían el asunto de la radio entre ceja y ceja, unos jóvenes que además ed compartir los juegos de su infancia, o deportes como el remo y la esgrima, tenían la habilidad de crear, de inventar, eran inventores natos, pero no sabían que la historia les tenía guardado en lugar como los pioneros de la radio argentina. 

Uno era médico, los otros tres estudiaban medicina, el doctor Enrique Susini (25 años) su sobrino Miguel Mujica (18 años), Cesar Guerrico y Luis romero Carranza ( 22 años) además de jóvenes provenientes de familias adineradas de barrio norte, eran radiomaniacos, estaban obsecionados con llevar la voz a todos los hogares porteños, imaginación les sobraba.

Se informaban y leían en diarios y revistas todo lo que estuviera disponible y relacionado con la radio, especialmente del italiano Guillermo Marconi, poco a poco se iban acercando más a sus sueños y se iban introduciendo en ese mundo que tanto les fascinaba, el uso de la “transmisión inhalámbrica, sin conductores y a distancia”, esa que un año antes había llevado “música, ideas, noticas e informaciones” de la mano del exiliado ruso David Sarnoff  en los EEUU. 

EL mismo Guillermo Marconi había llegado a la argentina en 1910, y desde Bernal, en ese momento pleno campo, había logrado comunicarse con bases ubicadas en Canadá e Irlanda. Después de esta experiencia Buenos Aires contó con unos 50 radioaficionados hacia el año 1914, que fueron obligados a desmontar su antenas bajo sospecha de haber transmitido información secreta a barcos enemigos, la guerra y sus efectos se hacían sentir en el sur del planeta, y de nada sirvió explicar a las autoridades que nada tenían ellos que ver con el asunto. La necesidad de controlar las transmisiones llevó al Presidente Hipólito Hirigoyen a dictar la primera ley de radiotelefonía, era el 12 de octubre de 1917 cuando se la dió a conocer. 

Ese mismo año el Doctor Susini había ingresado como Médico de la Armada, llevaba adelante un proyecto para estudiar e investigar al cuerpo humano según lo atraviesan corrientes eléctricas y acústicas, al finalizar la guerra en 1918 la armada encomienda a Susini estudiar los efectos de los gases asfixiantes y paralizantes sobre las vias respiratorias, fue enviado muy cerca de los frentes de batalla, y su sueño, comenzó a hacerse realiadad lentamente. 

En el ejército Francés consiguió equipos de radio de baja potencia (5 kw)y prácticamente sin usar casi abandonados, junto con otros elementos como lámparas y válvulas de rezago. Regresó a la Argentina con una maleta llena de sorpresas, bueno, en realidad se rumoréa que Susini aprovechando su altura y su cuerpo ingresó todo esto escondido en las mangas de su sobretodo. Su mujer adimitió en 1955 que este hecho fue real, la picardía criolla se alimentaba en 1920. 

1920… el año donde el sueño no terminó… (continuará)

Así estoy esta semana con el blog, por distitnos motivos no pude sentarme a preparar el artículo que tenía pensado así que vamos a tirar de la memoria y del aporte de monikamdq, Que en un comentario me dejó el origen de varias frases argentinas, la mayoría las conocía, otras se me habían escapado, vamos a verlas.  

Primero mi memoria: 

Se suele decir cuando una persona no logra sus objetivos o se queda corto en sus intenciones que  “Se quedó en Pampa y la Via”… acá va la historia. 

El hipódromo porteño estaba ubicado inicialmente un poco más atrás de la cancha de River Plate, para llegar había que tomar un tren en Retiro, que llegaba hasta la Calle Pampa, donde se encuentran los piletones de la ex Obras Sanitarias. Desde ahí, habia un segundo ramal que costaba muy poco que acercaba a los burreros al hipódromo.  No eran muchas cuadras, pero de ida todos iban en el trencito. 

Pero los que perdían todo apostando a los caballos equivocados cuando terminaba el día volvían caminando hasta la Calle Pampa. Y ahí quedaban, No tenían dinero para pagar el segundo pasaje que era el que los dejaría en el centro nuevamente. “Se quedaban en Pampa y la via…” Literalmente.

La canción que prometí poner después de cada escrito, la voy a poner en base a esta historia, el resto es un bonus-track a cargo de una familia digna de ser conocida, de Mar del Plata. 

 

Esta la conocía, y con el mismo origen cabaretero. 

 

De algún culo va a salir sangre”->  Obviamente la frase refiere a romperle el orto a un tercero y queria decir que el sufriente iba a a ser ese tercero y no nosotros. Un dia me dijo que esa frase salió de los “piringundines”. 

Confirmada. Tengo en algún lugar una foto de la galletita, prometo buscarla. 

” no quiere más Lola”.  cuando alguien está cansado de hacer algo y no lo logra con buenos resultados decía “no quiere más Lola” : parece que a principios del siglo XX, Lola era una galletita sin aditivos que se le daba a los pacientes en un hospital y cuando alguien se moría, se decia”este no quiere más Lola”

Tercer acierto, el padre de esta chica es un fenómeno!…

“ni chicha ni limonada” ufff bueno esto segun me dijo un dia es que la chicha es una bebida alcohólica que surge de la fermentación del maíz con agua azucarada, y es un licor, el dicho nace porque no es bebida alcohólica ni es refrescante.

“La chancha y los veinte”, es otra de las frases que mas decia mi viejito y lo decia cuando una persona quería llevarse todos los beneficios de algo. La expresión es del campo y expresión criolla y/o de los criadores de ganado, hacendados etc, y se decía que cuando alguno se quería quedar con mas de lo que le correspondia. En una epoca era mas largo el dicho y era “el chancho, la chancha y los veinte lechones”.pero se cortó

Y agregó yo: el dicho original era: “quiere el lechón, la chanca y los veinte lechones”,  veinte lechones no llega a tener una chanca en su vida, era la forma exagerada de demostrar que quería más de lo que era posible, el dicho se cortó a “quiere la chanca y los veinte…” y para darle un toque más absurdo todavía se terminó diciendo “quiere la chancha, los veinte… y la máquina de hace chorizos.” 

 

“a caballo regalado no se le miran los dientes” me lo decia cuando me regalaban algo que no me gustaba S
Es que antes no era bien visto cuando el caballo venia de regalo si te ponias a revisarle la dentadura al/los caballos delante del antiguo dueño

 

Esta no la concocía…. 

“tirar la casa por la ventana” ésta de mi abuela, viene de España. Cuando alguien ganaba la lotería nacional española tiraban literalmente por la ventana todo lo que había dentro de la casa ….

 

otra de mi abuela “a falta de pan buenas, son las tortas” era para decirme que me conforme con lo que había. Viene de la antigüedad cuando no había pan recién salido en las panaderías, la gente se tenía que conformar con las tortas 

”agarrate Catalina” de mi viejo para decir un “tene cuidado OJO” pero no sabía de donde venía conocía asique te la busqué en wikipedia : “Cuenta la historia que una familia de trapecistas de un circo recorría los barrios porteños en la década del ‘40. Pero había una historia trágica detrás de esta tradición. La bisabuela, abuela y madre de la joven Catalina habían muerto realizando presentaciones en el circo. Por eso, antes de cada función todo el mundo le decía a la joven: “Agarrate bien, Catalina”.

Pero esta misma, la de Catalina, mi abuela la decia mas larga y era “agarrate Catalina que va sin vaselina” 

Dos cosas… la nona terminó siendo una degenerada. y la segunda es que el dicho completo es “agarrate Catalina… que vamos a cabalgar”. El que haya pensado en una postura sexual acierta. 

 

Y de paso encontré ésta: “se armó el Tole Tole” para cuando pasaba algo en el barrio o en casa nos peleábamos mi hermana y yo P
Viene de la antiguedad de una discusión de los judíos delante de Poncio Pilatos, pidiéndole que crucificara a Jesús, gritando “¡Tolle, tolle, crucifige eum!” (Quítalo, quítalo, crucifícalo)

 

Que fácil es hacer un blog, rodeándose de las personas adecuadas, gracias monika.

Vamosa viajar en el tiempo y nos vamos a meter en un cabaret porteño allá por los años 40… vemos guapos, botellas gente de vida dudosa y… prostitutas. 338960_2374798005

Buenos Aires había dejado atrás la década infame y volvía a vivir una primavera económica, al mismo tiempo en Europa la guerra comenzaba a mostrar su peor cara, el hambre y la necesidad. Comenzaron a llegar barcos con mujeres que venian a vender sus “servicios” para subsistir malamente en un nuevo país. En su mayoría eran del este de Europa.

Rápidamente los habitués de los cabarets las apodadon como “loras” ¿por qué?, por que cuando hablaban no se les entendía lo que decían.  Sabido es que la concha  en el argot porteño es la vagina,  y entre  ellos  se decían “mira la concha de la lora  Juana”… “que  linda la concha de la lora  Margarita”,  y así nació uno de  los  lugares  más visitados en los insultos argentinos.

Post *dedicada a Accorn, por su interés en la cultura argentina gracias a la Copa Davis

La réplica de la Estatua de la Libertad está ubicada a uno de los lados de las barrancas de Belgrano, entre las calles 11 de septiembre y La pampa .  

La obra es una réplica original del escultor francés  Frederik Augusté Bartholdi igual a la que se encuentra en Nueva York pero más pequeña.  La firma del escultor francés se encuentra a los pies de esta obra escultórica similar a la que Francia le regaló a Estados Unidos con motivo del centenario de la independencia americana.

Nuestra valiosa obra fue restituída a su lugar original (donde está ubicada ahora) en 1986, su ausencia se debió a un atentado cuando se cumplían 100 años de su hermana mayor en EEUU.

Quién quiera corroborar la autenticidad de la obra no solo verá a sus piés la firma del escultor, también encontrará la leyenda: “Fondu por Le Val D´Osne 68, 8 rue Voltaire, Paris” . LA estatua fue adquirida por la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires junto a otras obras en Francia.

* Como verán en mi post anterior me resultó imposible ir a sacarme hoy la foto a sus pies como tenía planeado. Pido disculpas pero lo hago esta semana sin falta. 

** La Ferrari que se llevaba el ganador de la encuesta me la quedo yo, ninguno de los que participó dijo Belgrano. Por cierto, muy honesto de su parte no utilizar google para participar de un concurso. Felicitaciones.

Esta mañana mi rodilla dijo basta, ya no puedo caminar y anoche tampoco me dejó dormir como quería. Llevamos un mes ella y yo conviviendo, tenemos días mejores, días peores, pero al final ella ganó. Fuimos al médico.

Vivo en una linda zona de Buenos Aires (*). Pero por esas extrañas situaciones argentinas mi obra social solo atiende en capital a más de una hora de casa, dispuesto a terminar rápido con el problema pensé “voy al hospital municipal y que me vean en la guardia”. Que ingenuo. 

Cuando llegué no había mucha gente para pedir turnos, me alegró en cierta forma, después de esperar 2 números (lean bien, solo había 2 personas antes que yo) le explico a una recepcionista cual era mi problema, y acá empieza la odisea… “no atendemos ese tipos de problemas en la guardia… solo los lunes y viernes y damos 20 números por día”… 

La miro y solo puedo responderle… “eh… me duele hoy. Y es miércoles”.  “no atendemos ese tipos de problemas en la guardia… solo los lunes y viernes y damos 20 números por día”…  volvió a sonar la musiquita. “como explicarte que no me importa… me duele hoy. Y no tengo que esperar dos días”.   “no atendemos ese tipos de problemas en la guardia… solo los lunes y viernes y damos 20 números por día”… ¿podés responderme otra cosa?… digo, como para no quedar que tu trabajo no te importa. 

“Mire señor, la organización del hospital es así… y hoy no lo van a atender de ninguna forma”  con una sonrisa saco mi teléfono del bolsillo y… “hola, sister… estoy en el hospital y no me quieren atender por que la rodilla me duele en el día equivocado”…

Mi hermana, persona bastante reconocida logró que en 15 minutos, lean bien, 15 minutos un médico me vea, me diagnostique y me mande para casa con el pedido de una resonancia magnética y la receta de los calmantes. Pasé por un montón de salas llenas de gente con cara de cansancio, de aburrimiento, de resignación que veían como su mañana se les escapaba improductivamente en una sala de hospital público esperando ser atendidos. Vaya uno a saber desde que hora estaban, vaya uno a saber cuanto dolor estaban soportando, vaya uno a saber si a alguien ahí adentro le importa la gente. Hablo de los directivos, no de los empleados.

Volví a casa  pensando que en la Argentina ningún político se atiende en un hospital público, y haciendo memoria, no recuerdo en mis años en España que hayan internado a un funcionario en una clínica privada. Gracias a este razonamiento entiendo por que rompen lo que tan bueno era, por que a ellos no los toca, a ellos no los perjudica, los hijos y nietos de los políticos se atienden en clínicas privadas con el dinero robado de los impuestos de la gente. Y la gente, esa que paga sus caprichos corruptos, que se atienda cuando pueda y como pueda. Que para eso son pobres. 

No quería que este blog transitara este camino, no quería que este blog se convirtiera en algo político, no lo quería… pero es necesario comenzar a denunciar este tipo de injusticias, es necesario defender los derechos básicos de las personas. Anuncio: Registré http://www.tumbadito.com.ar y va a nacer mi segundo blog, este va a seguir como estaba, el otro, como que me conozco… me va a traer más de un problema. Pero tengo una buena amiga y abogada que lee lo que escribo que yo sé que me va putear, pero no me va a dejar solo.

En unos días sabremos como termina la historia… 

(*) había puesto el barrio, pero por ahora prefiero guardarlo en secreto, no quiero meter en problemas a terceros que actuaron de buena fe. 

 

Si hay un tango que describe a la argentina y su mediocridad de pensamiento es el que compuso Enrique Santos Discepolo para la película Alma de bandoneón  que se estrenó en 1935. 

Discepelo, uno de los mejores críticos y poetas argentino, describió la década del 30 conocida como la década infame  reflejando el caos y el derrumbe de una sociedad y sus valores, es común en la Argentina escuchar cuando se habla de este tango “Discepolo era un visionario”, no señores, no lo era. Nos encargamos nosotros, con nuestra mediocridad de pensamiento, de asegurarnos que este tango no pase de moda.

y… ¿toda esta introducción para que?. Pues me pareció una forma distinta de expresar mi alegría por que un artista español, catalán de nacimiento, vuelve  nuestras tierras.

Siempre es un honor y una fuente de frescura para el alma encontrarse a la mañana con un café con leche con medialunas y un reportaje a Serrat en el periódico.  

Tres videos:

1) Serrat cantando cambalache

2) Cambalache por Julio Sosa

3) Paraules d’amor (Palabras de amor) de Serrat. 

 

Espero poder ir a verlo, lo tengo complicado por una cuestión de tiempos… pero voy a intentarlo.

La historia es larga, asi que la vamos a dividir en partes asimétricas que se irán cerrando según lo largo del escrito. Soy así de guapo…. 

Argentina es invadida en en año 1806 por los ingleses, que al mando de un ejército dirigido por el general William Carr Beresford, el 25 de Junio y sin mayor resistencia de la gente, los ingleses desembarcaron con sus tropas frente a la costa de Quilmes, lenta y tranquilamente los “setenta oficiales de toda graduación, setenta y dos sargentos, veinte tambores y mil cuatrocientos sesenta y seis soldados” desembarcaron entre las 11 y las 12 del medio día. Dos días después y sin dar mucha pelea la cuidad había sido tomada, pero no vamos a hablar de la invasión, vamos a hablar de los catalanes… 

EL 29 de junio varios habitantes comienzan a trabajar en la liberación de la ciudad, los más serios y agresivos eran un grupo de catalanes a los que más tarde se llamará “la junta catala”, todo tiene un por qué… estas antecesores de Oleguer Presas habían sido los más perjudicados por los ingleses, ya que hasta el momento de la invasión controlaban el monopolio del comercio en la cuidad,   y el error del gobernador inglés fue abrir el comercio. Los catalanes comenzaron a estudiar los movimientos de las tropas y los lugares donde realizaban las guardias para preparar el contra ataque. 

Con el correr del tiempo y a medida que pasaban los meses todos querían sacarse de encima al gobierno inglés, hubo varios intentos particulares pero  Los catalanes, más arriba nombrados, comandados por  Felipe de Sentenach, se habian reunido al dia siguiente de la invasión,  para planear la reconquista. El catalán José Fornaguera, sería el primero en planificarla y su  plan consistía en entrar una noche en el edificio del teatro de la Ranchería con un grupo de personas y acuchillar a todos los ingleses, mientras otros grupos hacían lo mismo en los “puestos de vigilancia”. Éstaban seguros que los soldados ingleses al mando de Beresford que se encontraban en la Fortaleza no tendrían más opción que rendirse. La finaciación del proyecto estuvo a cargo del comerciante español  Martín de Álzaga quién se ofreció voluntariamente.  Pero el plan de Fornaguera quedó como un juego de niños al lado del de Felipe Sentenach y Gerardo Esteve y Llach  quienes no tuvieron mejor idea que minar el Fuerte (actual Casa Rosada) directamente. Los nois no se andaban con chiquitas…

  Para asegurase que no se escapara ningún inglés vivo, los iban a estar esperando en las afueras del fuerte con un grupo cercano a las mil personas que ingresarían tras las explociones para ajusticiar a los sobrevivientes… que macos.  

  Reinó la cordura y optaron por llevar adelante el  plan. Las siguientes semanas se dedicaron en silencio y entre penumbras a juntar dinero y armas, todos sin que se enteraran los ingleses, se ibn depositando en casa particulares y en unos almacenes en la zona de  Barracas. 

 

Para cavar debajo del cuartel de la Ranchería el lugar donde colocarían los explosivos, los catalanes alquilaron una casa cercana donde ubicaron la boca del túnel. El mismo Sentenach fue quién  entró disfrazado en el cuartel para estudiar la disposición y ubicación de los dormitorios de la tropa inglesa. Fue Necesario Reclutar voluntarios para cavar las minas, a quienes se les pagaba un sueldo como compensación. (se ve que tan catalanes no eran 😛 ) 

Los voluntarios para el “ejército invisible” se reclutaban por un sistema de células: cada conjurado reunía a cinco, y cada uno de estos cinco a otros cinco. Se tomaban todas las precauciones posibles debido a que Beresford contaba con un muy buen sistema de delatores y espías. Un perfecto de relato sobre el funcionamiento de este tipo de estrategia lo pueden encontrar en el libro “Aires nuevos en Buenos Aires”, donde se cuenta (para chicos) la etapa de la reconquista. 

Breve cronología para acelerar el relato: 

el 18 de julio: Los catalanes reciben la respuesta del Gobernador de Montevideo, Pascual Ruíz Huidobro, dándoles soporte para la reconquista de la ciudad con una tropa que embarcaría en Montevideo con mil hombres, doce lanchas cañoneras y cinco goletas

La noche del 21 de julio llegaron a San Isidro (Donde vivo Yo :D)  Juan Martín de Pueyrredón y un grupo con órdenes del Gobernador de Montevideo de reclutar voluntarios y estar preparados para apoyar la expedición que llegaría del Uruguay. Establecieron el campamento en la villa de Luján, sin percatarse de sus acciones, que fueron conocidas por los ingleses a través de sus espías.

23 de julio:  los catalanes enviaron a todos los voluntarios a una chacra que habían alquilado en la zona de los Olivos, llamada Perdriel.

El 29 de Julio: recibieron un requerimiento del capitán de navío Santiago de Liniers, quien estaba al mando de las tropas de Montevideo, pidiendo reúnan fuerzas para su desembarco inminente, pues ya estaba en Colonia listo para cruzar el río.

Los catalanes sintieron  frustrados sus sueños y esperanzas con este anunció, ya que toda la gloria se la llevaría Liniers (de hecho en la escuela cuentan que fue quién reconquistó buenos aires) y el 2 de agosto le piden a Liniers que detenga su marcha en Colonia hasta que ellos estén listos para volar el Fuerte y el Cuartel. y ese mismo día los ingleses atacan a Pueyrredón y a los voluntarios reclutados por los catalanes en Perdriel.  Si bien lucharon con coraje y valentía, la mayoría de ellos estaban muy mal armados y el grupo quedó desparramado por cualquier lado.

El 6 de agosto Liniers desembarcó en el Tigre con más de mil hombres y artillería, en el horizonte se veía el fin de los día sde los ingleses en Buenos Aires… 

Los catalanes no pudieron terminar sus trabajos de minado a tiempo. (por suerte, por que casi nos dejan en el lugar de la plaza de mayo un pozo estos animales) y la tarde del 12 de agosto de 1806 los ingleses, se rendían ante las fuerzas de Liniers.  

Como dato extra de la importancia y relevancia que tuviereron los catalanes en la historia argentina, les recuerdo a quienes no lo sepan que el primer y más importante barrio de Buenos Aires se llama Monserrat, en honor a una virgen negra adorada por los catalanes. Que tiempos aquellos donde para volver a casa pasaba por sus montañas…

 

 

PD: Este primer envío se los dedico a un grupo de amigos que tengo en el corazón, y que no puedo olvidar, a Xavi, a Montse, a Andreu y Maria, Oriol y Eric. A Carme, Jotape, DZPM y Sirkeldon. por hoy este grupito, ya vendrán más en otras etapas. No lo duden.    

El jueves la Respuesta… si tengo ganas.

El lunfardo porteño es uno de los más ricos en ironías y expresiones agresivas, el “argot” (modismos) del lunfardo relacionados a la policía son numerosos y generalmente peyorativos, todos, tienen orígen en las cárceles, donde la necesidad de comunicarse sin ser descubiertos obligaba a la actualización constante de esta lengua.

Esta particularidad hace que de muchas ed las palabras utilizadas se conozca el origen, generalmente están relacionadas a situaciones cotidianas. Cafúa, cana, canasta tienen está procedencia y vamos a contar la historia. date_prieso

Lo que hoy conocemos como “caer en cana” (ir preso), “la cana” (la policía) es la reducción popular de lo que hacia 1889 era “caer en canasta” o “estar encanado”, En este año el departamento de policía de la ciudad fue trasladado a la calle Moreno 1550 y en los alrededores del edificio nuevo, existían grandes bañados, hornos de ladrillos, quintas y muy pocas viviendas. Buenos aires era para entonces la “gran Aldea” y comenzaban a er utilizados los terrenos pantanosos que rodeaban la ciudad obligados por el crecimiento.

En esos bañados crecían salvajemente gran cantidad de plantas de mimbre y juncos, que se utilizaban para la fabricación de sillas, canastas y otros productos de uso hogareño. Esas plantaciones servían al mismo tiempo de refugio y escondite de la “gente de mal vivir” como se los llamaba en esa época, en realidad, eran ladrones menores, que se dedicaban  a aprovecharse del oportunismo y algún cuchillero buscado por la policía.

Por este motivo ser detenido y permanecer alojado en el nuevo Departamento de Policía significaba “estar en canasta”, de “canasta” derivó después a “cana” y de una degeneración se implantó después “cafúa”, todas significan caer preso. Estás palabras fueron muy utilizadas en la composición de Tangos  

 Otra de las expresiones lunfardas relacionada con la policía que significa estar preso es “Gayola”, según algunos policías veteranos de la época el origen de esta palabra está en el conductor de los carros policiales destinados a trasladar los presos. Un oficial de apellido Gayoso o Gayolas.

El lunfardo se alimenta constantemente de situaciones cotidianas para deformarlas y convertirlas en palabras de uso común, generalmente se cambiaba la palabra cuando la policía descubría su significado y más tarde, cuando ya era común, se trasladaba al uso callejero.

Los argentinos conservamos esta costumbre con el lenguaje popular, que no para de transformar la forma de hablar con la incorporación de nuevos términos.

 

Buenos Aires conoció el alumbrado en sus calles hacia 1774, Quienes se arriesgaban a transitar sus calles en la noche debían llevar sus faroles, solo de esta forma se posibilitaba el desplazamiento. Cuando se realizaban celebraciones políticas o religiosas, se permitía como excepción la colocación de antorchas o faroles en el lugar del evento. Al término de la reunión de nuevo se volvía las tinieblas. farol1

El 23 de marzo de 1744 cuando la ciudad había cumplido 164 años, el Gobernador Domingo Ortiz de Rosas redactó un bando donde dispuso la colocación de faroles, desde el toque de oración hasta las 10 de la noche en verano, y hasta las 9 en invierno, en las puertas de las tiendas y las pulperías, con esta medida quiso evitar el gobernador “muchas ofensas que se comenten contra Dios, nuestro Señor.” 

La orden se extendió al uso en zapateros, sastres, barberos, herreros y otros oficios el 3 de noviembre de 1766, con esta medida el Gobernador D. Francisco de Paula y Bucarelli intentó evitar “que los ladrones y demás delincuentes puedan con más libertad cometer sus delitos. El bando debería cumplirse hasta las 11 de la noche en verano y una hora menos en invierno. 

Las dos medidas anteriores se hicieron extensivas a todas las calles colocando en las esquinas faroles de vela de sebo desde las 8 de la noche a las 12 de la noche por orden del último Gobernador del período hispánico, D. Juan José de Vertiz y Salcedo firmada el 2 de diciembre de 1174. Quienes se tuvieron que hacer cargo de los costos fueron los vecinos por medio de un impuesto, quienes lo recaudaban y mantenían el servicio, la policía, que lo hizo hasta 1856 cuando se Fundó La Municipalidad de Buenos Aires. 

Vertíz precisó en la forma de encender los faroles y de efectuar su limpieza al detalle, fijando la pena de“50 azotes para el criado de color que los rompiera al tiempo de encenderlos, de limpiarlos o de retirarlos por la malicia que puede llevar con ello contra el amo.”  

 Los faroles de vela fueron reemplazados en 1840 por los de aceite y por los de Querosene en 1850 mas tarde se introdujo la iluminación a gas que aunque se había usado en algunas oportunidades, se oficializó el 2 de Julio de 1853. El contrato se suscribió con Federico Jaunet y Hno, quienes dieron vida a la Compañía Primitiva de Gas  (más tarde Gas del Estado) para que colocara faroles en algunas calles de Buenos Aires. 

La imposibilidad de de colocar faroles a gas en todos lados hizo que los faroles a querosene existieran en varios lugares por mucho tiempo, en 1882 se comenzó a instalar la red de iluminación eléctrica y los tres sistemas convivieron simultáneamente dando luz a la ciudad, querosene en extramuros, gas en los barrios y electricidad en el centro. 

El último farol a querosene se apagó en Buenos Aires el 19 de marzo de 1931, lo hizo el intendente municipal D. José Guerrico y estaba ubicado sobre la avenida del trabajo. Ese día, desaparecieron también los faroleros, quienes todas las noches recorrían con sus escaleras de mano toda la avenida para encender sus faroles. La luz eléctrica había ganado Buenos Aires. 

Quienes quieran ver estos faroles, tienen muestras en los museos de Historia Nacional, de Luján y de la Policía Federal Argentina. 

La foto fue tomada de internét, (si, aunque no lo crean, soy un fotógrafo vago que no tengo ganas de buscar en mi archivo esta noche, solo esta noche. Lo prometo.)  

Dedicí, para hacer más dificil el blog, que a cada escrito voy a agregar una canción relacionada, esta vez es fácil.. ya veremos en el futuro.