La historia es larga, asi que la vamos a dividir en partes asimétricas que se irán cerrando según lo largo del escrito. Soy así de guapo…. 

Argentina es invadida en en año 1806 por los ingleses, que al mando de un ejército dirigido por el general William Carr Beresford, el 25 de Junio y sin mayor resistencia de la gente, los ingleses desembarcaron con sus tropas frente a la costa de Quilmes, lenta y tranquilamente los “setenta oficiales de toda graduación, setenta y dos sargentos, veinte tambores y mil cuatrocientos sesenta y seis soldados” desembarcaron entre las 11 y las 12 del medio día. Dos días después y sin dar mucha pelea la cuidad había sido tomada, pero no vamos a hablar de la invasión, vamos a hablar de los catalanes… 

EL 29 de junio varios habitantes comienzan a trabajar en la liberación de la ciudad, los más serios y agresivos eran un grupo de catalanes a los que más tarde se llamará “la junta catala”, todo tiene un por qué… estas antecesores de Oleguer Presas habían sido los más perjudicados por los ingleses, ya que hasta el momento de la invasión controlaban el monopolio del comercio en la cuidad,   y el error del gobernador inglés fue abrir el comercio. Los catalanes comenzaron a estudiar los movimientos de las tropas y los lugares donde realizaban las guardias para preparar el contra ataque. 

Con el correr del tiempo y a medida que pasaban los meses todos querían sacarse de encima al gobierno inglés, hubo varios intentos particulares pero  Los catalanes, más arriba nombrados, comandados por  Felipe de Sentenach, se habian reunido al dia siguiente de la invasión,  para planear la reconquista. El catalán José Fornaguera, sería el primero en planificarla y su  plan consistía en entrar una noche en el edificio del teatro de la Ranchería con un grupo de personas y acuchillar a todos los ingleses, mientras otros grupos hacían lo mismo en los “puestos de vigilancia”. Éstaban seguros que los soldados ingleses al mando de Beresford que se encontraban en la Fortaleza no tendrían más opción que rendirse. La finaciación del proyecto estuvo a cargo del comerciante español  Martín de Álzaga quién se ofreció voluntariamente.  Pero el plan de Fornaguera quedó como un juego de niños al lado del de Felipe Sentenach y Gerardo Esteve y Llach  quienes no tuvieron mejor idea que minar el Fuerte (actual Casa Rosada) directamente. Los nois no se andaban con chiquitas…

  Para asegurase que no se escapara ningún inglés vivo, los iban a estar esperando en las afueras del fuerte con un grupo cercano a las mil personas que ingresarían tras las explociones para ajusticiar a los sobrevivientes… que macos.  

  Reinó la cordura y optaron por llevar adelante el  plan. Las siguientes semanas se dedicaron en silencio y entre penumbras a juntar dinero y armas, todos sin que se enteraran los ingleses, se ibn depositando en casa particulares y en unos almacenes en la zona de  Barracas. 

 

Para cavar debajo del cuartel de la Ranchería el lugar donde colocarían los explosivos, los catalanes alquilaron una casa cercana donde ubicaron la boca del túnel. El mismo Sentenach fue quién  entró disfrazado en el cuartel para estudiar la disposición y ubicación de los dormitorios de la tropa inglesa. Fue Necesario Reclutar voluntarios para cavar las minas, a quienes se les pagaba un sueldo como compensación. (se ve que tan catalanes no eran 😛 ) 

Los voluntarios para el “ejército invisible” se reclutaban por un sistema de células: cada conjurado reunía a cinco, y cada uno de estos cinco a otros cinco. Se tomaban todas las precauciones posibles debido a que Beresford contaba con un muy buen sistema de delatores y espías. Un perfecto de relato sobre el funcionamiento de este tipo de estrategia lo pueden encontrar en el libro “Aires nuevos en Buenos Aires”, donde se cuenta (para chicos) la etapa de la reconquista. 

Breve cronología para acelerar el relato: 

el 18 de julio: Los catalanes reciben la respuesta del Gobernador de Montevideo, Pascual Ruíz Huidobro, dándoles soporte para la reconquista de la ciudad con una tropa que embarcaría en Montevideo con mil hombres, doce lanchas cañoneras y cinco goletas

La noche del 21 de julio llegaron a San Isidro (Donde vivo Yo :D)  Juan Martín de Pueyrredón y un grupo con órdenes del Gobernador de Montevideo de reclutar voluntarios y estar preparados para apoyar la expedición que llegaría del Uruguay. Establecieron el campamento en la villa de Luján, sin percatarse de sus acciones, que fueron conocidas por los ingleses a través de sus espías.

23 de julio:  los catalanes enviaron a todos los voluntarios a una chacra que habían alquilado en la zona de los Olivos, llamada Perdriel.

El 29 de Julio: recibieron un requerimiento del capitán de navío Santiago de Liniers, quien estaba al mando de las tropas de Montevideo, pidiendo reúnan fuerzas para su desembarco inminente, pues ya estaba en Colonia listo para cruzar el río.

Los catalanes sintieron  frustrados sus sueños y esperanzas con este anunció, ya que toda la gloria se la llevaría Liniers (de hecho en la escuela cuentan que fue quién reconquistó buenos aires) y el 2 de agosto le piden a Liniers que detenga su marcha en Colonia hasta que ellos estén listos para volar el Fuerte y el Cuartel. y ese mismo día los ingleses atacan a Pueyrredón y a los voluntarios reclutados por los catalanes en Perdriel.  Si bien lucharon con coraje y valentía, la mayoría de ellos estaban muy mal armados y el grupo quedó desparramado por cualquier lado.

El 6 de agosto Liniers desembarcó en el Tigre con más de mil hombres y artillería, en el horizonte se veía el fin de los día sde los ingleses en Buenos Aires… 

Los catalanes no pudieron terminar sus trabajos de minado a tiempo. (por suerte, por que casi nos dejan en el lugar de la plaza de mayo un pozo estos animales) y la tarde del 12 de agosto de 1806 los ingleses, se rendían ante las fuerzas de Liniers.  

Como dato extra de la importancia y relevancia que tuviereron los catalanes en la historia argentina, les recuerdo a quienes no lo sepan que el primer y más importante barrio de Buenos Aires se llama Monserrat, en honor a una virgen negra adorada por los catalanes. Que tiempos aquellos donde para volver a casa pasaba por sus montañas…

 

 

PD: Este primer envío se los dedico a un grupo de amigos que tengo en el corazón, y que no puedo olvidar, a Xavi, a Montse, a Andreu y Maria, Oriol y Eric. A Carme, Jotape, DZPM y Sirkeldon. por hoy este grupito, ya vendrán más en otras etapas. No lo duden.    

Anuncios