Vamosa viajar en el tiempo y nos vamos a meter en un cabaret porteño allá por los años 40… vemos guapos, botellas gente de vida dudosa y… prostitutas. 338960_2374798005

Buenos Aires había dejado atrás la década infame y volvía a vivir una primavera económica, al mismo tiempo en Europa la guerra comenzaba a mostrar su peor cara, el hambre y la necesidad. Comenzaron a llegar barcos con mujeres que venian a vender sus “servicios” para subsistir malamente en un nuevo país. En su mayoría eran del este de Europa.

Rápidamente los habitués de los cabarets las apodadon como “loras” ¿por qué?, por que cuando hablaban no se les entendía lo que decían.  Sabido es que la concha  en el argot porteño es la vagina,  y entre  ellos  se decían “mira la concha de la lora  Juana”… “que  linda la concha de la lora  Margarita”,  y así nació uno de  los  lugares  más visitados en los insultos argentinos.

Post *dedicada a Accorn, por su interés en la cultura argentina gracias a la Copa Davis

Anuncios