You are currently browsing the tag archive for the ‘Farol’ tag.

 

Buenos Aires conoció el alumbrado en sus calles hacia 1774, Quienes se arriesgaban a transitar sus calles en la noche debían llevar sus faroles, solo de esta forma se posibilitaba el desplazamiento. Cuando se realizaban celebraciones políticas o religiosas, se permitía como excepción la colocación de antorchas o faroles en el lugar del evento. Al término de la reunión de nuevo se volvía las tinieblas. farol1

El 23 de marzo de 1744 cuando la ciudad había cumplido 164 años, el Gobernador Domingo Ortiz de Rosas redactó un bando donde dispuso la colocación de faroles, desde el toque de oración hasta las 10 de la noche en verano, y hasta las 9 en invierno, en las puertas de las tiendas y las pulperías, con esta medida quiso evitar el gobernador “muchas ofensas que se comenten contra Dios, nuestro Señor.” 

La orden se extendió al uso en zapateros, sastres, barberos, herreros y otros oficios el 3 de noviembre de 1766, con esta medida el Gobernador D. Francisco de Paula y Bucarelli intentó evitar “que los ladrones y demás delincuentes puedan con más libertad cometer sus delitos. El bando debería cumplirse hasta las 11 de la noche en verano y una hora menos en invierno. 

Las dos medidas anteriores se hicieron extensivas a todas las calles colocando en las esquinas faroles de vela de sebo desde las 8 de la noche a las 12 de la noche por orden del último Gobernador del período hispánico, D. Juan José de Vertiz y Salcedo firmada el 2 de diciembre de 1174. Quienes se tuvieron que hacer cargo de los costos fueron los vecinos por medio de un impuesto, quienes lo recaudaban y mantenían el servicio, la policía, que lo hizo hasta 1856 cuando se Fundó La Municipalidad de Buenos Aires. 

Vertíz precisó en la forma de encender los faroles y de efectuar su limpieza al detalle, fijando la pena de“50 azotes para el criado de color que los rompiera al tiempo de encenderlos, de limpiarlos o de retirarlos por la malicia que puede llevar con ello contra el amo.”  

 Los faroles de vela fueron reemplazados en 1840 por los de aceite y por los de Querosene en 1850 mas tarde se introdujo la iluminación a gas que aunque se había usado en algunas oportunidades, se oficializó el 2 de Julio de 1853. El contrato se suscribió con Federico Jaunet y Hno, quienes dieron vida a la Compañía Primitiva de Gas  (más tarde Gas del Estado) para que colocara faroles en algunas calles de Buenos Aires. 

La imposibilidad de de colocar faroles a gas en todos lados hizo que los faroles a querosene existieran en varios lugares por mucho tiempo, en 1882 se comenzó a instalar la red de iluminación eléctrica y los tres sistemas convivieron simultáneamente dando luz a la ciudad, querosene en extramuros, gas en los barrios y electricidad en el centro. 

El último farol a querosene se apagó en Buenos Aires el 19 de marzo de 1931, lo hizo el intendente municipal D. José Guerrico y estaba ubicado sobre la avenida del trabajo. Ese día, desaparecieron también los faroleros, quienes todas las noches recorrían con sus escaleras de mano toda la avenida para encender sus faroles. La luz eléctrica había ganado Buenos Aires. 

Quienes quieran ver estos faroles, tienen muestras en los museos de Historia Nacional, de Luján y de la Policía Federal Argentina. 

La foto fue tomada de internét, (si, aunque no lo crean, soy un fotógrafo vago que no tengo ganas de buscar en mi archivo esta noche, solo esta noche. Lo prometo.)  

Dedicí, para hacer más dificil el blog, que a cada escrito voy a agregar una canción relacionada, esta vez es fácil.. ya veremos en el futuro. 


Anuncios